Verificación in situ del Diagrama de flujo, claves fundamentales

Imprescindible, verificar el diagrama de flujo in situ.

Todas las normas de seguridad alimentaria nos exigen de forma directa y concreta este requisito “Verificar in situ”

Siendo la fase nº 5 de los 12 pasos según el Codex Alimentarius.

Pero pocas veces son las que realmente se hace una verificación in situ real y efectiva. Y veremos el por qué.

En primer lugar debemos tener en cuenta que parte o la totalidad del equipo debe verificar el diagrama. Y no estamos hablando sólo del responsable de calidad o de producción. Lo ideal es que la mayoría de los miembros del equipo asistan a la verificación. Además, es el momento ideal para que todos los miembros puedan conocer de primera mano la actividad real de la empresa.

La verificación debe hacerse siguiendo el recorrido físico y real del flujo, comprobando que todas las etapas, actividades o fases son llevadas a cabo según indica el diagrama. Siempre se dice que el papel lo aguanta todo, pero en este caso, no debe ser así. Debe ser comprobado y verificado. Todos los desajustes que se encuentren entre la realidad y el papel deben ser ajustados. Y por supuesto mantener actualizados.

Deberás verificar que todas las fases han quedado descritas, que no hay lapsus de tiempo sin identificar. Que las salidas de todos los residuos han quedado reflejadas. Que en los almacenes o recorridos no se producen cruces. O que las entradas de todas las materias primas se quedan reflejadas en el momento oportuno….

¿Cuantos diagramas de flujo tienes?

Y por supuesto, tendrás que verificar cuantos diagramas de flujo distintos tengas y justo en el momento que se están fabricando los productos aplicables al diagrama.

Un punto de valor en la verificación de los diagramas de flujo no es sólo las distintas fases dentro del diagrama. Sino verificar también que los puntos de control establecidos son viables de controlar y nos van a proporcionar información valiosa posteriormente.

Qualitus nos proporciona un listado de todos los puntos de control establecidos, ya sean críticos o no. Por cada diagrama de flujo, interesante para adjuntar al diagrama de flujo y proceder a su verificación in situ.

Evidenciar esta verificación puede no resultar una tarea fácil. Pero en realidad, sí que lo es.

Puedes conservar los diagramas manuscritos con los arreglos, puedes establecer una apta de reunión con los cambios. Tambien puedes firmar el diagrama de flujo indicando los asistentes. Indicar la fecha de verificación, el lote del producto que se estaba fabricando mientras la verificación, puede ser otra opción. Yo he llegado a ver informes con fotos incluidas, ideal.

Como el plan HACCP debe ser revisado al menos una vez al año, eso implica que el diagrama de flujo también. Y si entre una verificación y otra, se producen cambios, deberás nuevamente de verificar. Por ejemplo, se cambian usos de almacenes, se traslada una línea de producción, se incluye una maquina nueva, etc.

Si te quedan dudas de como verificar un diagrama de flujo in situ, déjanos tu comentario y te ayudamos.

Solicita tu ayuda, haciendo clic aquí

 


¿Quieres tener un Sistema de Seguridad Alimentaria cómodo, fácil y actual?
Suscribete al Blog y te mantendrás informado de la mejor herramienta para conseguirlo.

He leído y acepto la política de privacidad


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »