Corrección y Acción Correctiva en la Calidad Alimentaria

Los requisitos de mejora continua obligan a definir dos conceptos en apariencia similares y que se usan indistintamente de forma errónea: corrección y acción correctiva.

Ambas medidas, corrección y acción correctiva, tienen que ver con la solución para corregir una no conformidad o una desviación en el Sistema de Gestión.

Sin embargo, la diferencia entre ambas radica en el momento, duración y profundidad con la que se aplican.

Definiciones de corrección y acción correctiva

Según la norma BRC Food Safety, una corrección es el conjunto de las “acciones que deberán llevarse a cabo de forma inmediata para corregir el problema”. Es decir, eliminar el problema lo antes posible y continuar inmediatamente con el proceso en el que ha aparecido la desviación.

Por otro lado, la acción correctiva nos obliga a investigar las causas del problema que desencadenó la no conformidad o desviación y actuar para eliminarlas y que no vuelvan a aparecer. 

Así de nuevo, según BRC, una acción correctiva consiste en la “identificación de la causa subyacente de la no conformidad e implantación de acciones necesarias para evitar que se vuelva a producir”.

Por lo tanto, mientras que la corrección se implementa de forma inmediata, la acción correctiva requiere reflexión e investigación dentro del proceso de mejora continua del sistema.

corrección vs acción correctiva

Veamos un ejemplo:

Producto fuera de especificaciones:

Detectamos que en el control de la atmósfera modificada en el envasado de un loncheado de pavo, la composición de la atmósfera está fuera de especificaciones (no conformidad detectada).

Lo primero que hacemos es bloquear el producto afectado desde el último control correcto.

Sin entrar en el detalle de cómo hacer el bloqueo y centrándonos en las correcciones y acciones correctivas, la pauta de actuación será, en primer lugar, activar la aplicación de CORRECCIONES: bloquear el producto afectado y revisar el equipo de inyección de la atmósfera para reestablecer los parámetros de la composición.

Con esto habremos eliminado puntualmente la no conformidad y podemos seguir trabajando. 

Posteriormente hacemos un análisis y detectamos que es una no conformidad recurrente, ya que a las 3 horas de trabajo de la inyección de los gases, el equipo está teniendo pérdidas y se desajusta de nuevo el porcentaje de gases. 

En este momento, tras el análisis, definimos las ACCIONES CORRECTIVAS a aplicar. 

Por ejemplo: se hará un nuevo control de reajuste del equipo inyector cada 2.5 horas. De esta forma estamos evitando que, llegadas las 3 horas, se vuelva a descompensar la composición.

En resumen, la corrección ha sido el reajuste de la inyectora para reestablecer la composición según especificaciones, ha sido una acción tomada de forma inmediata, en cuanto se detecta la no conformidad. 

La acción correctiva a realizar podrá ser implantar un control cada 2.5 horas para evitar el desajuste de la inyectora en el futuro. 

Esta es una acción que tomamos de forma más tranquila, tras un análisis de causas, y que podemos implantar en un periodo de tiempo.

¿Cómo encaja la corrección y la acción correctiva en la mejora continua del Sistema de Gestión?

Una vez conocemos la diferencia entre correcciones y acciones correctivas también es importante saber cuándo la aplico cada una de ellas

Como ha quedado explicado más arriba, la corrección debe ser inmediata tras detectar la desviación, pero puede darse el caso que apliquemos una corrección de contingencia y posteriormente se requiera de una corrección más trabajada, sin llegar a aplicar una acción correctiva.

Veamos otro ejemplo:

Detectamos en una inspección que hay una bomba goteando aceite.

La corrección será contener el goteo con una cubeta. 

Cuando se termine la jornada de trabajo y se pare la máquina, se corregirá la avería sustituyendo la junta que está en mal estado. 

En este caso se han aplicado dos correcciones. 

Si hubiera que llegar más lejos, la acción correctiva será la revisión del plan de mantenimiento, ya que nos damos cuenta que el plazo que habíamos establecido para el cambio o sustitución de la junta es demasiado largo y hay que acortarlo.

Como hemos podido ver y según el caso, podremos aplicar una o más correcciones y que quizás no sea necesaria una acción correctiva posterior porque en el análisis de causas hayamos determinado que se trata de un caso puntual e irrelevante.

Cómo Qualitus te ayuda con el control de correcciones y acciones correctivas.

Qualitus diferencia claramente la corrección de la acción correctiva.

Te ayuda a gestionar ambas acciones, los responsables de implantarlas y los plazos a llevarlos a cabo. De forma visual obtendrás una revisión de los plazos de ejecución de las correcciones y acciones correctivas.

Si quieres conocer cómo funciona la Gestión de No conformidades de Qualitus, solicita una demostración gratuita y nos pondremos en contacto contigo cuanto antes.



Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.