La Dirección, la Calidad y el Dinero, ¿podría ser un triángulo amoroso?

Cuando hablamos de Calidad y Seguridad Alimentaria, y en particular si formamos parte del departamento de Seguridad Alimentaria, tenemos algunos obstáculos internos con los que luchar. Seguro que ya te ha venido a la mente, ¿verdad? ¡Con la Dirección!

Pero, ¿esto siempre ocurre así? “Dirección” está en la empresa con un objetivo claro y concreto: dirigir al equipo  para obtener un resultado económico favorable.

Lo barato sale caro

Uno de los errores más recurrentes en el que no solo participa la Dirección, es pensar que, en temas de Calidad y Seguridad Alimentaria, lo importante es pasar las auditorías y certificarse con el mínimo esfuerzo y gasto. Sin embargo, esto no es lo más adecuado ni acertado.

Una vez que el objetivo de la certificación se ha cumplido nos olvidamos de los papeles, que además implican una serie de gastos y mano de obra innecesaria. Un poco antes de que llegue la próxima auditoría en el siguiente año, nos ocuparemos del tema.

¡Tenemos un error de concepto grave! Pero ¿qué podemos hacer quienes estamos involucrados y somos sensibles a los temas de Calidad?

Uno de los grandes caballos de batalla del que podemos valernos, es hacer ver a la Dirección que el “mejorar” los procesos y los sistemas mediante los cuales se miden y controlan dichos procesos es una manera de ganar dinero, y ¡mucho!

Por mencionar algunas ventajas:

  • Optimizar los tiempos de trabajo.
  • Disponer de los datos en tiempo real.
  • Poderlos analizar con premura para anticiparnos a eventos no deseables.

Estos son ejemplos claros de que, cuando se dispone de un sistema de seguridad alimentaria firme, maduro y efectivo, los resultados en la empresa mejoran.

Algunas razones por las que invertir en el departamento de Seguridad Alimentaria generan mucho dinero

En lugar de desmotivarnos o simplemente volvernos indiferentes al poco respaldo que la Dirección nos dé, debemos mostrar de forma inteligente los beneficios de trabajar con una Seguridad 4.0. Algunos de ellos y con gran beneficio económico son los siguientes:

  • Mejora del proceso productivo, significa ahorro de dinero. Tener la oportunidad de analizar el proceso y establecer los puntos de control de forma clara y concreta, nos proporciona un ahorro. El término ahorro, a veces cuesta verlo en forma de ganancia. Generalmente el efecto es mayor cuando se tiene un producto no conforme, por ejemplo: Si tenemos los datos bien registrados, recopilados y accesibles, podemos actuar mucho antes y por tanto atajar el problema con mayor urgencia. Hemos ahorrado en tiempo y en consecuencias no deseables.

Si un proceso dura el tiempo que tiene que durar y se lleva a cabo exactamente con los recursos necesarios, es bastante más barato que si se produce producto no conforme.

Pensemos en el siguiente ejemplo: tenemos un proceso que elabora una conserva vegetal. Cuando establecemos un control del proceso con ajustado criterio en la línea de envasado y detectamos que hay una máquina que no funciona bien y que varios envases están saliendo con abolladuras, estos son desechados, y para ello se requiere de una persona que controle que ninguno de esos envases sean empaquetados como conformes. ¿No es más barato eliminar lo que está ocurriendo con el proceso, que tener a una persona haciendo el control unitario? Este es tan solo un ejemplo de las tantas ineficiencias que pueden surgir durante una inspección.

  • Tener clientes satisfechos es más rentable que sufrir devoluciones. Hoy en día los grandes líderes tienen claro que tener a un cliente satisfecho es más que venderle un producto aceptable. Hay que trabajar día a día para alimentar un buen vínculo. Hay que saberlo escuchar y asegurarse de que todos y cada uno de sus requisitos sean atendidos. Está claro que tenemos que conocer a nuestro cliente, que no siempre va a ser el consumidor final. Podrá ser la cadena de distribución, por ejemplo: no solo valorará la calidad y seguridad del alimento suministrado, sino la gestión documental del producto o la respuesta ante reclamaciones. Que en el departamento de calidad y seguridad se tenga la gestión del sistema efectiva, afecta a nuestro cliente.
  • Motivación del personal significa tener mayor productividad. No solo se trata de hacer el trabajo encomendado, sino de hacerlo con agrado y motivación. Disponer de recursos actuales, adecuados, renovados y validados para ayudar a que el trabajo sea más cómodo. No perder el tiempo en trivialidades y dedicarlo a lo importante, a la gestión de sistema.

La formación, la capacitación y la motivación de los empleados, son valores a gestionar con ellos. Lo anterior redunda en un trabajo más preciso y en definitiva más eficiente.

En busca de la excelencia

Trabajar en el mantenimiento y en la mejora de un Sistema de Gestión de Seguridad Alimentaria, implica perseverancia y tenacidad. Los buenos resultados llegarán por sí solos, y disponer de la mejor herramienta es un escalón más que habremos subido en el camino a la excelencia.

¿Necesitas ayuda?

Contacta con nosotros y estaremos encantados de resolverte cualquier duda.


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.